Fundación Reserva Biológica Dúrika

Protegiendo para las futuras generaciones

Salud Natural: Fitoterapia

FITOTERAPIA

La fitoterapia o terapia basada en hierbas y plantas medicinales es una forma muy antigua de tratamiento, y nació con la propia historia del hombre. Prácticamente todas las culturas y civilizaciones de la humanidad tienen una tradición propia de fitoterapia que depende de la flora y vegetación locales, que se fundamenta en muchas especies autóctonas. Es más, gran parte de la medicina moderna se basa en prácticas herbales primitivas, muchos fármacos convencionales usados en la actualidad por la medicina alopática contienen extractos sintéticos y esencias de hierbas y plantas. El objetivo de la moderna industria farmacéutica es encontrar un ingrediente “activo” en una planta y extraerlo para fabricar un medicamento de mayor potencia. Al crear el CNI siempre tuvimos muy claro que queríamos trabajar con las plantas medicinales autóctonas de la región y a la vez incorporar a nuestra huerta orgánica de plantas medicinales algunas que no eran autóctonas, pero con su bien sabido uso medicinal.

Salud natural La tradición en el uso de las plantas medicinales en Costa Rica se está perdiendo. Y por el mismo destino van los que las han utilizado en sus prácticas diarias como curanderos indígenas, tales como son el chamán o awa, sukia o brujo. En un afán por colaborar para que este concimiento indígena no desaparezca, la Fundación Dúrika ha elaborado múltiples talleres y seminarios con las comunidades indígenas locales, intercambiando conocimientos en el uso de las plantas y sus diversos usos para rescatar la medicina popular y tradicional de la región.

La milenaria medicina herbaria, transmitida en cada país de una generación a otra, sigue existiendo, sin embargo, cuando llega el médico de formación universitaria a estas comunidades indígenas, ignora muchas veces esta medicina tradicional. Nosotros hemos querido formar un puente de unión entre estas dos medicinas, entre el empirismo y la ciencia. Por lo tanto, se utilizan los medicamentos naturales o herbarios, bajo la conducción del personal capacitado para hacerlo. Los productos elaborados de plantas medicinales, tienen márgenes terapéuticos amplios, y suelen tener menos efectos secundarios que los fármacos sintéticos, pero no significa que sean inocuos, por lo tanto no deben automedicarse.

La medicina es el arte de curar, y principalmente, de prevenir las enfermedades. Se trata del arte de mantener o recuperar una condición que permita al ser humano desarrollar sus funciones en armonía con la naturaleza. Por eso, algunos padecimientos se podrán curar con cataplasmas, hierbas o emplastos, o dado el caso con antibióticos; lo que hay que hacer es mirar diferentes disciplinas terapéuticas con objetividad, pues se trata de utilizar las técnicas de cada una en beneficio del paciente.

En la Fundación Dúrika tenemos una huerta orgánica de plantas medicinales cultivadas, y también contamos con las plantas medicinales que están en el bosque primario y secundario. Estas plantas se recolectan en horas de la mañana, antes que salga el sol, para que sus componentes activos estén presentes en mayor cantidad en la planta. Nosotros utilizamos de las plantas las siguientes partes:

  • Bulbos. Estos se cosechan después de haber madurado las semillas, que es cuando se concentran en ellos las sustancias activas.
  • Tallos. Tienen lugar cuando están en pleno desarrollo, antes de la floración, al aparecer los primeros capítulos florales.
  • Flores y sumidas floridas. Se cortan al inicio de su desarrollo, antes que los pétalos se extiendan y tenga lugar la fecundación.
  • Frutos. Tanto carnosos como secos, deben recolectarse en la madurez, pero antes de que empiecen a degradarse.
  • Semillas. Hay que esperar que el fruto esté completamente maduro, y la planta empiece a marchitarse.
  • Cortezas. Pueden arrancarse durante todo el año, pero hay que escoger los árboles o arbustos de más de 3 años para no dañarlos.

Salud natural Para los procedimientos se utilizan tijeras de podar, o si la planta lo permite, delicadamente con las manos, luego se colocan en bolsas de papel, cada planta por separado. Después se llevan al laboratorio, donde se seleccionarán las partes que no estén picadas por insectos o marchitas. Luego se lavan cuidadosamente y se colocan en ramos que se cuelgan y se dejan secar, procurando que no hayan dos plantas diferentes en contacto. Las raíces se cortan en trocitos de unos 2 cm de espesor, pues secas sería muy difícil trocearlas. Luego se colocan en bandejas, o se extienden en una mesa del laboratorio donde contamos con calentadores (con temperaturas entre 30°C y 35°C) que deshidratan a la planta lentamente para que se elimine el agua, que comprende aproximadamente el 80% de la planta fresca. La desecación se dará por terminada, por ejemplo en el caso de las hojas, cuando al tacto adquieran una consistencia rígida y se rompan al intentar doblarlas. La duración del proceso varía de una planta a otra. Después las plantas se muelen, para luego guardarlas en frascos de vidrio de cierre hermético, previamente estériles, los cuales irán rotulados con el nombre científico, nombre común y la fecha.

FORMAS DE USAR LAS PLANTAS

  • Tisana. Se pone agua a hervir, cuando ha hervido se agrega la hierba, se tapa el recipiente, se deja por cinco minutos y se reitra del fuego. Luego se deja reposar por cinco minutos, se cuela y se bebe.
  • Infusión. Se vacía agua hirviendo sobre la hierba y se deja reposar bien tapada durante 10 minutos. Este procedimiento se usa más bien para flores y hojas.
  • Cocción. Se pone la hierba en una vasija y se aplica agua fría encima. Se pone a hervir durante 15-30 minutos. Al quitar la vasija del fuego, se debe conservar tapándola por varios minutos, luego se cuela. Esta es la mejor forma par cáscaras, raíces y tallos.
  • Maceración. Se pone a remojar la hierba en agua, vino o alcohol durante 10-24 horas, según la parte que se emplee, luego se cuela.
  • Cataplasma. Preparado por compuesto de polvo de sustancias por cocción o infusión, diluido hasta formar una pasta gelatinosa.
  • Filtración. La sustancia es filtrada a través de un cono de papel de filtro y colocada en un embudo.
  • Tintura. Es la adición de alcohol o éter a las sustancias vegetales.
  • Torrefacción. Esta operación retira el agua de las sustancias y las somete a un proceso de descomposición que modifica algunas de sus propiedades.
  • Vinos medicinales. Preparados que resultan de la acción del vino sobre las sustancias.